El entomo preparado

Un guia formado

Los materiales Montessori.

Un breve resumen de la educación Montessori

Preparado por Jessica Markley, profesora Montessori de 1º en Birch Lane Elementary School, Davis, California

La educación Montessori es un método de educación basado en la filosofía de la Dra. María Montessori (1870-1952). El método se ha empleado con éxito en colegios en todo el mundo durante más de cien años. El método Montessori es una manera altamente eficaz de educar a nuestros alumnos porque se adapta a la forma natural de aprendizaje que tienen los niños. Las aulas funcionan con un estilo muy práctico de aprendizaje, lo que ayuda a concretar los conceptos.  

Las características más importantes de la educación Montessori

Libertad de elección -- Los alumnos pueden seleccionar el trabajo que van a hacer de entre una variedad de opciones prescritas. Los alumnos trabajan con diversos materiales y conceptos de forma simultánea; no es preciso esperar a que los demás terminen la tarea o dominen los conceptos para poder avanzar. Cada alumno trabaja a su propio ritmo.

Libertad de movimiento -- Los alumnos pueden trabajar en las mesas o en el suelo, solos o con sus compañeros, según las preferencias de cada uno. Los alumnos pueden desplazarse dentro del aula para seleccionar los libros y materiales educativos que deseen o que respondan a sus necesidades.

Los materiales Montessori -- María Montessori diseñó unos materiales específicos para estimular una mayor comprensión de los conceptos académicos. Los materiales casi siempre incorporan un componente sensorial, a menudo visual y táctil. Los materiales ayudan a conducir al alumno desde conceptos específicos al abstracto hasta que dominen la materia.

El entorno preparado -- El aula Montessori es bonita, ordenada y cómoda. Los materiales o "tareas" para cada tema o asignatura están organizadas en los estantes de una manera determinada. Van de izquierda a derecha, empezando con lo más fácil y acabando con lo más difícil, y están diseñados para que el niño quiera tocarlos y explorarlos. Las tareas están organizadas en el aula por tema o asignatura, y están siempre disponibles para los alumnos. El entorno incluye asimismo muebles adaptados para los niños, cuadros y obras de arte, plantas naturales, y hasta mascotas. Las aulas están organizadas a conciencia (o conscientemente) para que resulten tanto estimulantes como enriquecedoras.

Un guía formado -- Todos los profesores y profesoras en los colegios Montessori han recibido una formación especializada. Poseen tanto la titulación requerida por el estado como una credencial certificada de la AMS (Sociedad Americana de Montessori) o la AMI (Asociación Internacional de Montessori), parecido a un título de máster. Los profesores Montessori tienen amplios conocimientos del desarrollo infantil, las prácticas e ideología Montessori, y el uso específico de todos los materiales disponibles para las edades con las que trabajen. Los profesores Montessori emplean menos tiempo en la enseñanza directa y más tiempo guiando a los niños en sus propias actividades y descubrimientos.

Aulas con alumnos de varias edades -- La Dra. Montessori observó que todos los niños desarrollan las destrezas sociales y académicas a un ritmo distinto. No llegan a los puntos clave del desarrollo a la misma edad, sino en puntos distintos durante cierto rango de edades. Por ejemplo, no todos los niños empiezan a leer de repente cuando cumplen seis años, pero la mayoría de los niños sí empezarán a leer entre las edades de cuatro y siete años. Aulas que admiten alumnos de varias edades permiten que los niños puedan trabajar con otros chicos que tengan un nivel de desarrollo similar, y no sólo la misma edad. Esta práctica también fomenta el dominio de la asignatura y la creación de una comunidad, permitiendo que los alumnos más avanzados enseñen y ayuden a los compañeros. Además, cuando un profesor trabaja con los niños durante un tiempo más amplio, más de un año escolar, puede conocer mejor a los niños y sus familias, crear vínculos más estrechos y responder a las necesidades de los alumnos en el aula.

La responsabilidad del alumno -- Montessori prepara a los niños para la mayoría de edad, fomentando la independencia y marcando unas pautas de alto nivel para la responsabilidad individual. Los alumnos son responsables de planificar su propio tiempo y horarios de trabajo, de recoger y guardar todos sus materiales, ayudar con la limpieza, ayudar a cuidar a los mascotas, plantas y otras tareas, de responder a sus necesidades individuales, de pedir ayuda, de hacer frente a sus emociones de manera adecuada, y de ayudar a su profesora y compañeros. Se fomentan las habilidades prácticas para desenvolverse en la vida, para que los niños se conviertan en personas capaces, con confianza en sí mismos.

Comunidad -- Los alumnos Montessori comparten sus materiales y trabajan juntos, ayudando y enseñándose mutuamente. También se les anima a los padres a que entren a formar parte de esta comunidad, ayudando en el aula. En muchas aulas, también se les invita a que lideren alguna clase para compartir sus particulares conocimientos, habilidades o cultura con los niños. Los profesores Montessori intentan facilitar la educación y comunicación con los padres, porque los alumnos tienen más éxito cuando los padres y profesores trabajan juntos en equipo.

Paz y tolerancia -- La educación Montessori incluye lecciones en elegancia y cortesía, estudios culturales y la educación para la paz para ayudar a los niños a ser ciudadanos del mundo amables y tolerantes. El entorno Montessori celebra las diferencias.

¿El entorno Montessori es apto para todos los niños?  

¡Por supuesto! El método Montessori fue diseñado en principio para niños con necesidades particulares. El método tuvo tanto éxito con este sector que empezó a utilizarse en colegios para los alumnos que ya se ajustaban a un desarrollo estándar. La educación Montessori es una opción idónea para alumnos cuya lengua materna no es inglés porque proporciona un componente visual y altamente práctico para darle significado a las palabras. Es más, el tiempo de tareas les da a los alumnos muchas oportunidades para relacionarse y conversar entre sí. Los niños que sufran de déficit de atención no lo sufren tanto en un aula Montessori porque los profesores permiten la libertad de movimiento. El método Montessori minimiza los retos de conducta al permitir que los niños elijan sus propias actividades. Al estar trabajando con lo que les interese, los alumnos están más ocupados y es menos probable que busquen atraer la atención por otros medios. Los profesores Montessori les animan ahora a Uds. a investigar un poco más, visitar un aula Montessori y ver por sí mismos la efectividad de la educación Montessori.